25 junio, 2007

No tengo nada que celebrar...

Se han convocado dos marchas, una marcha por la Libertad de Expresión y en apoyo a RCTV y otra marcha en defensa de las reivindicaciones gremiales de los periodistas.

Se ha llamado a conmemorar la Semana del Periodista, una semana sin mayores actos que algún que otro foro, alguna que otra premiación, un par de marchas, pero sin debate de fondo, sin detenerse a pensar ¿qué nos pasa? ¿En qué momento dejamos de ser periodistas para ser actores políticos? ¿En qué momento se nos olvidó que nos debemos a un usuario, a un lector que tiene unas necesidades informativas que no están cubiertas?. ¿En qué momento a los periodistas se nos olvidó nuestra función social? ¿Cuánta responsabilidad tenemos los periodistas en la polarización venezolana? ¿Cuándo puteamos el gremio y no nos dimos cuenta?

Yo no tengo nada que celebrar, pero no por las causas que alega un sector de los colegas, no tengo nada que celebrar porque cuando uno está en terapia intensiva, no hay muchas ganas ni fuerzas para bailar.

Esta profesión, a veces ingrata, hoy agoniza. Ya el periodismo no respira el oxigeno del rigor y la ética que respiró en algún momento.

Hoy se hacen panfletos periodísticos (de diversos colores) de un lado y del otro.

No tengo nada que celebrar porque andamos "ocupadísimos" en el “debate de la democracia y las libertades del país” y se nos olvida que nosotros tenemos un CNP cuya directiva tiene mas de 8 años enquistada…

No tengo nada que celebrar porque aquí los periodistas se convirtieron en propagandistas, propagandistas del gobierno y propagandistas de la oposición…

No tengo nada que celebrar porque aquí se siguen valorando las tetas para conducir los noticieros de TV y Radio y muchas periodistas en lugar de pedir respeto, han salido corriendo a buscar un bisturí…

No tengo nada que celebrar cuando hay periodistas que defienden al “patrón” y se olvidan de sus propios derechos gremiales…

No tengo nada que celebrar cuando se mercantiliza la información desde el burdel de las redacciones…

No tengo nada que celebrar porque los periodistas tristemente han mostrado su lado más cobarde, al mentirle a sus usuarios, por defender la línea editorial de un medio, pisoteando su propia ética, su profesión y su compromiso con la sociedad

Aquí manipulan todos, medios privados y públicos, y el periodista, asalariado al fin, a veces baila de acuerdo al tamaño de la quincena, otras veces baila según le cante el jefe, otras veces decide no bailar y conoce el costo de ejercer la dignidad...


Yo soy periodista, pero este 27 de junio, no tengo nada que celebrar!

7 comentarios:

Andres F. Guevara B. (Tupi) dijo...

Nadie pone en discusión que la profesión del periodismo en Venezuela es una de las disciplinas que mayor reflexión requiere en cuanto al desarrollo de su ejercicio. Sin embargo, no debemos dejar de tomar en cuenta que el periodismo cumple a su vez una labor de “perro guardián” dentro de la sociedad.

Un trabajo cuyo objeto final consiste en revelar los desaciertos e irregularidades de quienes manejan el poder y no permitir que la “Tiranía de las mayorías” (Tocqueville) se convierta en la política predominante en el manejo del Estado.

En una palabra: el periodismo es un elemento que facilita la existencia del sistema de pesos y contrapesos necesario para que exista un equilibrio en las fuerzas sociales.

Ante un Estado (no gobierno) que tiene entre sus metas establecer una presunta hegemonía comunicacional, vale la pena preguntarse cómo dar cabida a la pluralidad y a la diversidad cuando se está haciendo frente a la mayor autoridad y poder del país.

Es una entelequia querer abstenerse de la acción política cuando sólo a través de ésta, para bien o para mal, es que se puede establecer un suelo mínimo común en el que existen los derechos y libertades fundamentales que permiten el desarrollo adecuado de la profesión. Sin estos principios esenciales los periodistas se convertirán, sin duda alguna, en verdaderos fantoches.

emefece dijo...

Absolutamente de acuerdo. El papel del gremio en Vzla ha sido reclamar por contratos, nunca se han quejado por la etica de los agremiados. Los agremiados tampoco se quejan de la etica de algunos colegas y cuando lo hacen es generalizando. Las cosas se deben decir con nombre y apellido.

Malacronía dijo...

Hola.

Me encanta este post, tu reflexión es bastante acertada, y no solo da en el periodismo, sino da en los distintos ámbitos que conforma las instituciones, pereciera que se les olvidara que es el pais quien los necesita, y para mejorar hay que trabajar por ello, y la manera con que se estan llevando las cosas, no vamos a llegar a ningún lado.

Saludos.

Yosmary dijo...

Khabi cuál fue ese momento donde se respiraba ética en el periodismo? Disculpa mi ignorancia.

Y aunque no celebres... te felicito por ser una periodista digna!

Un abrazo!

luis dijo...

estoy en total acuerdo contigo. Los peridistas por ser comunicadores de una "realidad" son las primeras victimas cuando existe una polarizacion tan fuerte como la que existe en el pais.
lo grave es que esa polarizacion sea sustentada, alentada y promovida por el gobierno, el cual por definicion deberia ser de todos. Las palabras de Amaral en la AN no ayudan a crear un ambiente de mayor tolerancia, ahora existen periodistas buenos (los que piensan como yo) Y periodistas malos (los que no piensan como yo) y eso no puede ser.
Como seres humanos, los periodistas tienen convicciones politicas y es logico que dejen caer, incluso desapercibidamente sus preferencias. Pero de ahi, a convertirlo en politicas de las empresas o del gobierno es ya una aberracion.
esta es la hora mas oscura para el periodismo

El Pollo dijo...

Una nota...

He visto noticias en:

Chile, Argentina, Republica Dominicana, Francia, UK, USA, México, Italia y España.

Creo que esto ocurre en varios paises... "No tengo nada que celebrar porque aquí se siguen valorando las tetas para conducir los noticieros de TV y Radio y muchas periodistas en lugar de pedir respeto, han salido corriendo a buscar un bisturí…"

Yo creo que no es un fenómeno relacionado a lo reporteril sino a algo mas amplio...

Lycette Scott dijo...

Un post muy bueno aunquebastante duro si me preguntas a mi...en cualquier caso creo que tienes mucha razón, ahora es cuando habrá q ver qué pasa con el periodismo en Venezuela