01 junio, 2006

80 años de radio, 80 años de emociones…

Cuando estaba pequeña recuerdo que mi madrina escuchaba el Derecho de Nacer en la radio….ella hablaba con la radio y yo me imaginaba como eran los dueños de aquellas voces…luego sonaba La Bámbola, cantaba Alfredo Sadel y por supuesto La Billos…ella cocinaba con su radio, limpiaba con su radio y en la Wagoneer de mi padrino siempre prendía la radio…con el tiempo yo aprendí a imaginarme mundos e historias a través de la música y las voces que salían de aquella cajita con botones….mas tarde yo también fui una de esas voces, narraba noticias, avances, programas, ponía música y entonces conocí a la cajita por dentro, y la quise mucho mas….la radio es definitivamente mágica, para los que la escuchan y para los que la hacen…
El 14 de mayo de 1897 nace la radio en Inglaterra, 29 años después, en 1926 llega el invento a Venezuela donde logró sobrevivir a la dictadura gomecista, a golpes de estado, a la televisión, al satélite, a Internet…y ella sigue allí, 80 años después, renovándose para permitirnos siempre soñar con sus voces, llorar con sus canciones y recrearnos en nuestras nostalgias…

3 comentarios:

falconiano dijo...

Que bueno que estes de nuevo "en el aire". Mucha fuerza con este nuevo blog y que la buena estrella te acompañe.

Salud

Carola315 dijo...

probando 1, 2, 3
probando... sonido.. si..
se escucha algo por este post radiofonico?
me encanta, la radio me encanta, me gusta he aprendido tanto de musica solo por la radio, escucharla me llena mucho. me alegra que este resuelto tu problema, que esto no haya sido impedimento para seguir hablando y escribiendo de la radio, como otro medio de comunicacion.
Un beso

RuFo dijo...

Has tocado mi punto flaco... la radio me acompaña muchas horas al día, cuando me levanto, en el camino al trabajo, en el trabajo, y cuando me acuesto... no me duermo si no escucho la radio... Hasta mi móvil tiene radio, ¿qué esperabas? Ja, Ja...
Es algo a lo que me acostumbró mi padre, es igual que yo... ;-)
Ahora espero que hagas un podcast para oirte... ¿no?